La vida sobre dos ruedas

Es difícil transcribir aquello que te acaricia el alma.
Me fue imposible contar los giros,
mi vida ya tiene cuantiosos de ellos,
y en cada uno mi esencia se agiganta,
como se agigante el recorrido, si lo hago contigo.
Nunca lo transito solo,
él acostumbra acomodarse en mi espalda y bendigo su aventón,
en ocasiones me retrasa y siento su brisa en mi cara,
señal que ya era turno de ayudar a otro.
Y aquí también se toman decisiones,
puedo ganar o perder, pero nunca fracasar,
no hay fracaso en lo que se elige con el corazón.
Aún sigo escribiendo, tengo resto y páginas en blanco,
km por recorrer, caminos que conocer, carreras que ganar,
un equipo que respaldar y aún mucho por aprender.
Algunos ven mi pasión como una locura,
y mi medio como una simple bicicleta.
Los invito a subirse y comprobar sus bondades,
encontrarán en ella algo muy singular,
verán que con el tiempo se transforma, muta,
y les garantizo que no experimentarán algo tan lindo
como es el ir sembrando y cosechando amigos.

“Inspirado en la vida de un buen amigo, Mario Franini”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s